lunes, 20 de febrero de 2012

El tejo y su localización

Tejo en Barranco Gisbert (Mosqueruela)
          El tejo es un árbol o arbusto de hoja perenne que se extiende por Europa, Asía occidental y norte de África. En la península ibérica se halla muy extendido y en las islas Baleares lo encontramos sólo en Mallorca. Está considerado el árbol más longevo de Europa, llegando a vivir entre 2.000 y 4.000 años.
Hojas y fruto del tejo
          En tierras aragonesas también se le llama tajo, mientras que para los valencianos es el teix. Su nombre científico Taxus baccata, procede del latín taxus, que era como nombraban los latinos a este árbol, y a las lanzas que hacían con su madera. Sin embargo, para algunos tendría su origen en el griego tóxon: arco, pues de su flexible madera se fabricaban también los arcos. Por su parte, baccata hace referencia a su fruto rojo que se parece a una baya, en latín bacca: baya.
          Toda la planta, excepto el fruto, es tóxica debido a la acción de un alcaloide, la taxina, que actúa sobre el sistema nervioso y produce convulsiones, hipertensión, depresión cardíaca y finalmente la muerte. Desde la antigüedad, existen numerosas referencias históricas al carácter tóxico del tejo. En la Guerra de las Galias, Julio César cuenta cómo el rey de los Eburones se suicidó con jugo de tejo para evitar caer en sus manos. Algunos exageraban sus propiedades sugiriendo que no era aconsejable yacer a la sombra de un tejo, pues podría ser causa de enfermedades o incluso de muerte. Para Ovidio el camino hacia el infierno estaba flanqueado de tejos. Para algunos pueblos, como los celtas, era un árbol sagrado, y se plantaba cerca de cementerios y lugares de culto. En algunas zonas como el Pirineo, las tejedas se asociaban a las reuniones de brujas.
Brote de tejo
          La madera de esta conífera ha sido muy apreciada desde antiguo por su dureza y su resistencia a pudrirse en contacto con el agua. En Inglaterra se encontró un hacha de madera de tejo que se le atribuye una antigüedad de 50.000 años. Hace más de 2.600 años, ya era requerida por algunos faraones egipcios para construir sus sarcófagos. Los vikingos también usaban el tronco del tejo para fabricar los mástiles de sus barcos. Además de los arcos y lanzas, con su madera se han fabricado gran variedad de objetos, incluso instrumentos musicales. Por su facilidad para curvarse al vapor y para ser torneada es muy estimada por los ebanistas. También es de destacar que en el s. XX se descubrieron las cualidades antitumorales de una toxina extraída de su corteza, por lo que se utiliza actualmente sintetizada en oncología. Probablemente este alto valor de su madera ha contribuido a su regresión, unido a su lenta capacidad para regenerarse.
          El tejo no suele formar bosques ya que se desarrolla generalmente de forma dispersa en barrancos frescos y vertientes umbrías, sobre todo en terrenos calizos. El área que analizamos de Penyagolosa y las cuencas de los ríos Montlleó y Villahermosa es un buen ejemplo de ello, ya que sus escarpadas vertientes han formado recónditos barrancos donde las condiciones de orientación, humedad, suelo y altitud han permitido su brote y subsistencia.
          La singularidad del tejo, tanto por sus características físicas (follaje frondoso, frutos rojos, longevidad, toxicidad, …) como por su supuesto carácter sagrado, seguramente ha propiciado que se le dé su nombre a los lugares donde ha existido. Es bastante común en este territorio el topónimo teix, teixera o tajo, en lugares donde actualmente aún se conservan ejemplares.
Teix en Barranc de la Teixera
(Vistabella)
          En Vistabella del Maestrat podemos encontrar tejos en el Barranc de la Teixera, y en el barranco vecino de la Pegunta, ambos en la ladera norte del pico Penyagolosa, por donde transitan los senderos más populares de ascensión a la cumbre. Otro reducto donde perdura es en la cabecera del Barranc de l'Atzevar, cerca de la fuente del mismo nombre, al suroeste de la Serra de la Batalla. También los hallamos en la cabecera del Barranc de l'Assor, afluente por la derecha del río Montlleó. En la Vallussera, lo tenemos en el Racó del Teix, en la umbría del Riuet de Vistabella cerca ya del Montlleó, y en los canchales de la microreserva de flora de la Picossa a unos 900 m. de altitud. Pero es en la cabecera del río Carbo, entre el Mas Roig y Maluendas, donde se encuentra el que probablemente es el tejo más longevo de Penyagolosa, enraizado entre los canchales de los acantilados del barranco, está compañado de un grupo de ejemplares jóvenes.
          En Xodos se puede observar en el Barranc de la Calderassa, al sur del collado de la Banyadera, donde se encuentra la Font del Tejuelo y la Roca dels Teixos. En esta población había la tradición de bendecir un tejo el Domingo de Ramos.
          En Benafigos, aparece en la margen derecha del río Montlleó, a espaldas del Mas de la Pedrenyera, en el pequeño Barranc del Teix.
          En Villahermosa del Río, se encuentra a 1.200 m. de altitud, en las estribaciones del Altis.
          En Culla, es posible contemplar el tejo en el Assagador del Teixos, cerca del mas de la Carrasca, donde se halla además la Fonteta dels Teixos.
Tejo en Barranco Gisbert
(Mosqueruela)
          En Vilafranca, se encuentra representado al menos en dos afluentes por la izquierda del río Montlleó, en la cabecera del Barranc de les Covatelles, y en el Barranc dels Frares, en el cual se mezcla con tilos y arces. Además vemos tejos en el Barranc de les Teixeres, que desagua el Pla de Masorro hacia el Barranc de la Fos, otro tributario secundario del Montlleó.
          En Mosqueruela, dentro de la cuenca del río Montlleó, hay que destacar la pequeña tejeda del Barranco de Gisbert, un afluente del río Majo, donde en una fresca tilera perviven grandes y longevos ejemplares, algunos surgiendo de las mismas grietas de la roca.
          En Puertomingalvo, existen topónimos que sugieren la existencia de tejos en algún momento de su historia, aunque no hemos podido confirmar su permanencia actual. Así ocurre con el Barranco del Tajo, junto a la masía y fuente del mismo nombre, un afluente del río Majo que se halla entre los 1500-1700 m. de altitud, en el límite noroccidental del término, cerca ya de la población de Mosqueruela.
Bibliografía.
Aparicio Rojo, Juan Manuel. Notas sobre la distribución del tejo (Taxus baccata L.) en la provincia de Castellón. ARBA - Boletin nº 12 . Febrero 2003.
López González, Ginés A. . Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Ediciones Mundi-Prensa. 2002
Viñuales Cobos, Eduardo, coord. Los bosques de Aragón. PRAMES. Zaragoza. 2009

jueves, 2 de febrero de 2012

Cartografía de Penyagolosa

Mapa de Vistabella del Maestrat (el Tossal cartografies)
          Un mapa es la representación gráfica de un territorio en dos dimensiones, largo y ancho. Como el espacio que se pretende mostrar tiene como tercera variable la altura, ésta se representa con las curvas de nivel, que son lineas que unen puntos de la misma altura respecto al nivel del mar. Una vez trazado el relieve se identifican los elementos que forman parte del lugar, teniendo en cuenta el uso que se va a dar a la cartografía. Así, para un mapa excursionista se destacará todo aquello que nos ayude a localizar nuestra posición, a orientarnos en nuestro viaje y, en definitiva, a disfrutar de la excursión.
          Para muchos excursionistas, entre los que me encuentro, es tan satisfactorio explorar el terreno leyendo el mapa durante la planificación de la ruta como la propia caminata, en la que podemos identificar los lugares ya imaginados. Por ello la descripción esquemática de la geografía es fundamental, y así se representará el sistema fluvial (ríos, barrancos), los fenómenos geológicos (picos, cuevas, simas, lagos), las fuentes y manantiales, los bosques y árboles singulares, los elementos arquitectónicos (puentes, molinos, masías, ermitas, neveras, casetas, muros de piedra,..) y sobre todo los caminos (pistas, caminos muleros, sendas, senderos señalizados, ...).
Mapa de Cavanilles
          Dejando aparte la cartografía histórica previa al s. XX, de la que destacaría el mapa que Cavanilles realizó a finales del s. XVIII, para su apreciada obra Observaciones sobre la Historia Natural del Reyno de Valencia, durante la mayor parte del s. XX las únicas referencias cartográficas de Penyagolosa fueron las que ofrecía el Instituto Geográfico y Catastral y el Centro Geográfico del Ejercito, ambos en hojas a escala 1:50.000. La hoja 592 – Villahermosa del Río, recoge prácticamente todo el macizo de Penyagolosa, pero si queremos abarcar también la cuenca del río Montlleó necesitaremos las hojas 592- Mosqueruela, 570-Albocacer y 593-Les Coves de Vinromà. La edición del IGC de 1949 de la hoja de Villahermosa del Río es una buena referencia para identificar muchos de los caminos muleros que hoy en día recorremos para practicar el excursionismo. Éstos eran usados hasta mediados del s. XX para comunicar las poblaciones, masías y molinos de la zona, y la toponimia que incluía era bastante fiel. Las ediciones posteriores de esta cartografía, que ha editado el Instituto Geográfico Nacional, han ido perdiendo la mayoría de estos caminos y ha empobrecido su toponimia, además de contener numerosos errores.
Mapa del IGC de 1949
          Con la creación del Institut Cartogràfic Valencià en 1997, se iniciaron los trabajos cartográficos autóctonos que mejoraron tanto el detalle como la calidad de los mapas. La edición del año 2000 a escala 1:10.000 es un buen ejemplo. En ellos se recuperan algunos de los senderos perdidos así como buena parte de la toponimia original. En 1999, el ICV elabora un mapa excursionista de Penyagolosa a escala 1:15.000, donde se referencian algunas rutas senderistas y ciclistas que recorren el macizo, además de indicar lugares de interés para el excursionista como las zonas de acampada o las vías de escalada.
          La Editorial Alpina, pionera en la creación de mapas excursionistas, especialmente del Pirineo, edita en 1998 una guía de Penyagolosa en la que, como es su costumbre, el mapa está acompañado por un texto divulgativo de la zona y la descripción de varias excursiones recomendadas. En la confección de estos mapas colabora, tanto en la descripción de las rutas como en la toponimia, Enric Roncero, una de las personas que mejor conoce el macizo, autor de dos obras fundamentales para su divulgación: Al voltant de Penyagolosa y Penyagolosa: Paisatges del sostre d'un pais.
          Finalmente, la aparición de El Tossal Cartografies, una pequeña y joven editorial cartográfica, ha revolucionado el panorama de los mapas excursionistas en el País Valenciano. Creada por tres topógrafos entusiastas del excursionismo, en pocos años ha editado una docena de excelentes mapas, con un exhaustivo trabajo de investigación y de campo que se ve reflejado en el detalle de los elementos geográficos, etnográficos e históricos que se muestran, además de una rigurosa toponimia y una buena calidad gráfica. De la zona de Penyagolosa han publicado dos mapas, el del término municipal de Xodos, a escala 1:10.000 y el de Vistabella del Maestrat, a escala 1:25.000. El autor de ambos es Pau Fuster y en ellos ha contado con la valiosa colaboración de Jesús Bernat, filólogo y buen estudioso de la toponimia de la comarca.
          Otra herramienta útil para el excursionista actual son los mapas digitales disponibles en la red y consultables con el navegador a través de visores. El Instituto Geográfico Nacional ofrece el visor IBERPIX, con el que se accede a todo el territorio español visualizando varias capas distintas (callejero, mapas a varias escalas, imágenes satélite y ortofotos, …). Además dispone de herramientas para la localización de lugares (buscador, zoom), la medición de distancias y áreas, incluso útiles para los usuarios de GPS (importar/exportar/crear rutas). Hay que tener en cuenta que los mapas que utiliza son los del IGN que, como hemos dicho antes, no identifican la mayoría de los senderos excursionistas y contienen errores toponímicos. Por otra parte, las pistas forestales están bien actualizadas. Pero probablemente la mejor opción sea la utilización de la capa de ortofotos, ya que tienen una elevada resolución y se puede obtener una visión detallada del territorio.
          Por su parte el Institut Cartogràfic Valencià ha creado el portal Terrasit en el que se ofrecen algunos productos cartográficos, como descargas de mapas, y un visor similar al anterior, aunque en mi opinión resulta menos amigable que el del IGN.
          También el Gobierno de Aragón, dispone de un sistema de información territorial SITAR que a través de su portal web ofrece una serie de productos y servicios similares a los de Terrasit .