viernes, 21 de septiembre de 2012

Sant Joan - Pic de Penyagolosa (Vistabella del Maestrat)


Resumen.

          Desde el ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa, ascensión clásica al pico por el encantador Barranc de la Pegunta, con sus fuentes y rica flora. Durante el descenso nos acercaremos a El Portellàs para observar la cara sureste del pico y regresaremos a Sant Joan por la Masía y Font de la Cambreta, recorriendo la carena de la Lloma del Conill.

Amanece en el Pic de Penyagolosa

Distancia aproximada: 9,8 km
Desnivel acumulado: 780 m.

Enlace al track de la excursión

Descripción de recorrido.

          Esta ruta es el camino natural de ascensión al Pic de Penyagolosa, dentro del Parque Natural, remontado el Barranc de la Pegunta y la Ombria del Pic. De hecho, hasta finales del s. XIX , momento en el que se construyó un camino forestal hasta la base del pico, era el camino habitual de acceso a la cumbre. Actualmente la mayor parte de los excursionista que quieren coronar la cima lo hacen transitando por este bello paraje. Por ello, hay que ser extremadamente cuidadoso con su entorno y así evitar dañarlo, por ejemplo rompiendo o arrancando plantas, pintando o deteriorando los paneles informativos, abandonando basuras o papeles, y otras barbaridades por el estilo.

Peiró de Sant Joan
          La excursión se inicia junto a la cruz del peiró de Sant Joan, desde la que nos encaminamos hacia el sureste por una corta pista que nos lleva a la pista forestal de Penyagolosa. Este camino, con buen firme, permite acceder a los vehículos hasta la base del pico, en el Corralico, aunque sólo está permitido su uso al personal autorizado. Caminamos unos 350 m por la pista forestal hasta una curva pronunciada a la izquierda, donde cruza el Barranc de la Pegunta y se halla un panel informativo del Parque Natural. Aquí comienza la ascensión por una senda didáctica señalizada que recorre casi todo el barranco.

          Al principio caminamos junto al lecho rocoso del arroyo, que en los últimos años suele estar seco buena parte del año, debido a la persistente sequía. Sin embargo, cuando la pluviometría aumenta, en otoño y sobre todo al principio de la primavera con el deshielo, el torrente cobra vida y aporta su caudal a la Rambla del Pla. Enseguida nos adentramos en un denso bosque donde predomina primero el pino laricio (pi negre) y después el pino silvestre (pi roig), aunque esto es simplificar mucho la rica variedad de especies vegetales que pueblan este rincón de Penyagolosa. Si observamos con atención, encontraremos también a lo largo del barranco el enebro, el espino albar, el acebo, el tejo, el cerezo silvestre, el guillomo, el álamo negro, o el arce. Junto algunos de estos ejemplares, el personal del parque ha colocado carteles informativos que nos ayudan a identificarlos.

Font Nova
          Después de cruzar un par de veces el lecho del riachuelo, llegamos a una pequeña alameda que enmarca el breve prado donde se halla la Font Nova, generalmente activa. Seguimos nuestro ascenso, cada vez más pronunciado, por la marcada senda y unos metros más arriba encontramos a nuestra izquierda y apartada del camino la Font de la Pegunta, que sólo mana cuando el agua es abundante. Este hidrónimo procede del material resinoso que se obtenía mediante combustión de la trementina del pino. Después de las talas de la primavera y el otoño, se elaboraba la pegunta en hornos de piedra construidos a tal fin, la cual se utilizaba para marcar el ganado, entre otras cosas. Al poco la senda llega a la confluencia de los dos pequeños barrancos que forman el de la Pegunta. Por izquierda baja el Barranc de la Banyadera, que tiene su origen en el collado del mismo nombre, y por la derecha viene el Barranc del Forn que procede de la Ombria del Pic, a mayor altitud.

Barranc del Forn
          Poco más arriba finaliza la senda didáctica del Parque Natural y el camino se bifurca en dos, justo cuando hemos alcanzado un caos de bloques de roca caliza, que se esparcen entre los altos pinos, salpicados de tejos y arces. Nosotros tomaremos el camino de la derecha que se dirige al Barranc del Forn. Cruzaremos una cancela para guardar el ganado vacuno, al entrar en una propiedad privada. Aquí nos encontraremos con las marcas amarillas y blancas del PRCV-79 que seguiremos aguas arriba, dejando la Lloma del Conill a la derecha. Ahora caminamos un trecho por el lecho seco del barranco y, al salir de él, remontamos por la derecha una loma desprovista de arbolado, que nos conduce a el Corralico, explanada que sirve de aparcamiento y por donde pasa la pista forestal, en la base del pico.

Hito en el Pic
          Ya en la pista, buscamos hacia el sur una senda ancha por la que se asciende a la cumbre. Aunque surgen múltiples senderos, el personal del parque ha marcado un sólo camino para evitar deteriorar el terreno, respetémoslo pues. Progresamos por la empinada cuesta en continuos zigzag entre los pinos silvestres. En la cota 1619 m. se encuentra la Caseta de l'Ombria que puede servir de refugio, aunque el estado de conservación no es muy bueno por las agresiones de algunos visitantes incivilizados. Unos metros por encima aparece una bifurcación la izquierda (E) que se dirige a El Portellàs, por donde regresaremos. Ahora la desechamos y continuamos el serpenteo ascendente. De nuevo surge otra desviación a la izquierda que se encamina a El Portellàs y que tomaremos durante la bajada. A partir de los 1750 m desaparecen prácticamente los pinos manteniéndose la sabina rastrera y el piorno azul (coixi de monja). Alcanzamos la primera cumbre (1815 m) donde se encuentra una caseta de vigía de la Xarxa d' observatoris forestals de la Generalitat, y un gran hito de piedra con inscripciones conmemorativas y una imagen de la Verge del Lledó, patrona de Castelló. Unos metros más al oeste se encuentra la cumbre gemela (1801 m) donde hay instalada un caseta de comunicaciones.



Cabra hispánica

          Los días tranquilos, a última hora de la tarde y al amanecer, podremos estar acompañados de alguna cabra hispánica que utiliza los solitarios riscos del macizo para refugiarse.
          La cima, que muestra el roquedal calizo desnudo, es un observatorio privilegiado desde el que se puede contemplar una parte del País Valenciano.
          Nos hallamos en la segunda montaña más alta de la Comunidad, a escasos 40 km del litoral mediterráneo. Al Este, además de la línea de costa castellonense, son apreciables las sierras paralelas a la costa de Serra d'Esparreguera (1080 m.), Serra d'En Galceràn (1070 m.) y Serra d'Irta (560 m.). Hacia el sureste la Serra d' Espadà (1106 m.), perpendicular al litoral, inicia una secuencia de estribaciones que se superponen en el horizonte. Al suroeste la Sierra de Espina, el Llano de Barracas y la Sierra de Javalambre. Al oeste la Sierra de Gúdar. Al norte las montañas de El Ports de Beseit.
          Más próximos podemos ver los pueblos de la montaña, al norte Mosqueruela, Vistabella del Maestrat y Culla, al este Xodos, al sur Villahermosa del Río, y al oeste Puertomingalvo.

Pared sudoriental desde el Portellàs
          Regresamos descendiendo por la misma senda hasta hallar el desvío al Portellàs, ahora a nuestra derecha. Un sendero poco transitado nos conduce primero al Este y después gira al Sur hasta el collado de El Portellàs, angosto paso en dirección a la vertiente sur del macizo. Desde aquí podremos observar la impresionante pared meridional de Penyagolosa, una vertical de estratos de roca caliza de 300 m. de altura.
          Esta colosal mole está formada por estratos depositados durante el Cretácico Inferior, hace 120 millones de años. Son bancos de calizas grises, margocalizas y calizas ferruginosas que le dan el característico color rojizo que las distingue. Volvemos por el mismo sendero pero, en lugar de regresar a la senda del pico, continuamos el desmonte hacia el norte para encontrarnos con ella unos metros más abajo, cerca de la Caseta de l'Ombria. Seguimos bajando ya por la ancha senda hasta llegar a el Corralico, donde tomamos la pista hacia la izquierda (O), camino del Mas de la Cambreta.

Mas de la Cambreta
          Poco antes de llegar a éste , hay una balsa a la derecha donde abandonamos la pista forestal para dirigimos al norte, a través de un bancal abandonado.
          El Mas de la Cambreta, con su longevo fresno, se encuentra a nuestra izquierda y de él procede un sendero que encontraremos y que tomaremos a la derecha, cerca de un arce con buen porte, para deslizarnos aguas abajo por la cabecera del Barranc de la Teixera. Rápidamente llegamos a la Font de la Cambreta, que dispone de grandes dornajos o gamellons para abrevar el ganado.

Font de la Cambreta
          De la fuente parte un camino hacia el norte que se encarama a la Lloma del Conill, divisoria de aguas entre los barrancos de la Teixera al Oeste y de la Pegunta al Este. En la Lloma, cerca de una gran pino laricio, nos encontramos con el sendero PRCV-79 , procedente de Llucena, cuyas marcas amarillas y blancas seguiremos hacia el norte hasta Sant Joan de Penyagolosa.


          Caminamos entre las dos vertientes pobladas de pinos por la carena de la Lloma del Conill, a veces por estrechos pasos sobre rocas devastadas por la erosión. Al finalizar la Lloma el sendero se desliza por una suave pendiente que se convierte en llano cerca del ermitorio, el cual alcanzaremos en pocos minutos.