sábado, 7 de febrero de 2015

Culla - río Montlleó - Font de l'Oli

Resumen.

Desde Culla seguimos el GR-7 hacia Vistabella del Maestrat hasta llegar a la Font del Molinar en el río Montlleó y, tras recorrer su cauce unos kilómetros, regresamos al punto de partida remontando el Barranc de Castellalbo, pasando por la Font de l'Oli.
Lecho de río Montlleó.


Distancia aproximada: 13,5 km
Desnivel acumulado: 730 m.

Enlace al track de la excursión



Descripción de la excursión.

Foia de Vilella y Penyagolosa desde Culla
      Iniciamos nuestra ruta en Culla (1050 m). Vamos a recorrer un trecho del camino que, desde el s. XIV, sigue la romería de esta población a Sant Joan de Penyagolosa, el sábado de la semana de Corpus Christi.
      Al final de la calle del Doctor Agut, donde sale el antiguo camino de Benafigos, comenzamos a caminar hacia el norte en busca de la marcas rojas y blancas del GR-7. Las encontramos en Els Saulons, una pista cementada entre granjas y antiguas pocilgas excavadas en el estrato arenoso (sauló = arena gruesa), bajo muros de piedra seca que abancalan la ladera. Aquí se encuentra uno de los peirons (cruz de término) que quedan en Culla.
Barranc de Santa María y Roca del Corb
      El camino desciende hacia el Mas de Vilella (1010m) , cuyo nombre procede del diminutivo de vila. Vemos como se extiende a su lado la Foia de Vilella, una pequeña depresión que se asoma a los escarpes del río Montlleó, y que ha sido hábilmente aterrazada con muros de piedra seca y aprovechada para el cultivo.
      Tras pasar las casas del mas, dejamos la pista y tomamos un sendero que baja a la cabecera del Barranc de Santa María. Cruzamos su lecho y continuamos por otra pista de tierra que sigue en parte el antiguo Assagador del Pou de la Pica, el cual venía desde Atzeneta recorriendo la ladera oriental del río Montlleó.

Mas de l'Alar y cañón del Montlleó
    Al pasar bajo la Roca del Corb, dejamos a nuestra izquierda la Font de Santa María, que está en su falda rocosa, apartada del camino. Descendemos cómodamente por la Lloma de la Paridera rodeados de una espesa garriga.
      En el collado de la Bassa d' En Ponç, abandonamos la pista de tierra y nos deslizamos por la senda del GR-7 hacia el río Montlleó, circulando de nuevo por un tramo del Assagador del Pou de la Pica.
       Seguimos el viejo Camí de Vistabella que serpentea por la ladera septentrional del barranco de la Foieta Fonda, mientras contemplamos el profundo cañón del río Montlleó y al sur, en el horizonte, el pico de Penyagolosa.
Molinet de la Granja
     Después de rodear otra foieta abancalada, llegamos al Mas de l'Alar (720 m). Parece que su nombre procede de los muros de piedra seca realzados con troncos que protegían algunos lugares de los animales salvajes. El mas, que tiene un grupo de casas, corrales, eras y una gran cisterna de 1921, estuvo habitado hasta los años 60 del siglo pasado. Ahora está rodeado de carrascas, labiérnagos, romeros y brezos. En este lugar, se reza uno de los responsos de la peregrinación a Sant Joan.
      Continuamos bajando en continuos zigzag hasta alcanzar el lecho del río Montlleó, justo donde se encuentra la Font del Molinar (560 m), restaurada recientemente y otro lugar destacado en la peregrinación. Frente a nosotros, en la orilla del río que pertenece ya a Vistabella del Maestrat, están las ruinas del Molínet de la Granja, que dio el nombre a la fuente.
      Ahora nos dirigimos hacia el sur, recorriendo el lecho pedregoso del río Montlleó, aguas abajo. Generalmente aquí se encuentra seco. Sólo después de intensas y prolongadas lluvias transporta suficiente caudal cómo para hacerlo intransitable.
Castellalbo o Morral Foradat
      A trechos, podemos caminar por senderos que recorren las orillas, más o menos arenosas, sobre todo cortando los continuos meandros. 
      En ocasiones, surgen impresionantes farallones como el Morral Roig de cerca de 300 m de altura, con los tonos grises, ocres y rojizos que caracterizan a las calizas de este cañón. Las paredes verticales muestran oquedades y restos de conductos kársticos relictos, testimonios de otras épocas cuando el cañón formaba parte de la red hídrica subterránea.
       Tras recorrer unos 3 km del lecho, rebasando varios meandros que aquí se llaman voltes, después de la Volta de María llegamos al desagüe por la orilla izquierda del Barranc de Castellalbo o de la Font de l'Oli (530 m), donde tomamos una pista que asciende hacia el Este.
      Al poco llegamos al Mas de Joana, cuyo acceso está protegido por un un par de cancelas que debemos cerrar tras nuestro paso. Entre cultivos y pinos carrascos nos aproximamos a la base de Castellalbo o Morral Foradat (750 m), un escapado cerro calcáreo separado de las tierras altas de Culla, que posee un gran orificio en su ladera sur. 
Carrasca
      La pista asciende junto al cauce del barranco del Baciolet rodeada de pinos y carrascas que ocultan los numerosos canchales que se precipitan por las empinadas laderas.
       En la cota 740 m, cuando la pista cambia de dirección al Oeste, surge por la izquierda un sendero que sube hacia el Norte, entre estrechas terrazas yermas.
      Continuamos por él y enseguida pasamos por encima de la Caseta del Sereno (760 m), desde la que se observa la gran boca de la cueva de Castellalbo al Este y más al sur el cerro de Els Castellets (790 m) en cuya ladera está la Cova de les Cabres .
      Después el camino gira de nuevo al Este y se adentra en la umbría del Barranc de la Font de l'Oli, un frondoso carrascal con algunos ejemplares longevos, moteado de enebros, sabinas y pinos laricios.
     Cuando el sendero confluye con el lecho del barranco llegamos a la Font de l'Oli (860 m), un modesto manantial encauzado, bajo un muro de piedra seca, hasta un abrevadero y una pequeña balsa de piedra.
Font de l'Oli
    Ahora el sendero realiza una prolongada curva para ganar altura entre los canchales del carrascal y, tras empinados zigzag accede a la altiplanicie, un buen mirador del cañón del Montlleó. 
     A continuación tomamos una pista que atraviesa el Mas dels Oms (1010 m), en el borde de otra hoya aterrazada y cultivada.
     A partir del mas la pista está cementada y se encamina hacia el Este bordeando la Foia de Vilella. Finalmente, a la altura de El Maset, se une al antiguo camino de Benafigos entrando en Culla (1050 m) por el sur.