lunes, 27 de abril de 2015

Xodos - Moleta de Gargant - El Marinet

Resumen.

Ruta por las estribaciones orientales del Macizo de Penyagolosa. Recorremos el Barranc del Mas de Vela y subimos a las muelas calcáreas de Gargant y el Marinet, atravesando carrascales y pinares de pinos silvestres, laricios y rodenos, junto a enebros singulares.

Moleta de Gargant


Distancia aproximada: 14,2 km
Desnivel acumulado: 980 m



Descripción del recorrido.

Xodos desde La Vega
        En Xodos (1052 m), iniciamos esta ruta desde la Plaça de la Font. Descendemos por el Carrer de les Creus en busca del viejo Camí dels Pelegrins, que parte de la villa hacia el sureste. Este es el camino que utilizan los peregrinos de Les Useres cuando regresan de Sant Joan de Penyagolosa, después de visitar la iglesia de Xodos. Bajamos entre bancales de cultivo por un firme empedrado en algunos tramos.
         Al llegar a La Vega (952 m) encontramos algunos campos de avellanos y granjas, junto a un par de masías y la cruz del Peiró de la Vega.
       Aquí tropezamos con el GR-33 que seguiremos unos metros hasta una pista cementada, por la que nos desviaremos a la derecha (oeste). Al poco vemos unas marcas blancas y verdes de SL que vamos a seguir hasta abandonar el Barranc del Mas de Vela.
       Al principio, el sendero local se aleja de la pista para cortar una curva, pero la retoma junto a la Caseta de Ximo el Sastre. El lugar está plagado de enebros y sabinas.
      Enseguida nos introducimos en el barranco citado. Una cancela de alambre nos advierte de que hay ganado vacuno pastando.
Pou de la Canaleja
      Proseguimos por la pista, que entra y sale continuamente del lecho pedregoso del barranco, y donde a veces se pierde. A los lados hay terrazas de cultivos que se han recuperado. En las laderas encontramos carrascas y pinos laricios, junto a enebros y sabinas.
     Llegamos al Pou de la Canaleja (1000 m), una construcción en piedra seca que hoy posee suficiente caudal como para llenar la pequeña balsa que tiene asociada. Unos minutos después, dejamos el fondo del barranco y trepamos por la empinada ladera, por una senda señalizada con marcas blancas. Atravesamos un pinar de laricios y rodenos que, al situarse en la umbría, es lo bastante húmedo como para que su suelo esté cubierto de hierba y musgo.
Mas de Gargant
       Alcanzamos un collado por donde pasa la pista del Mas de Gargant. La tomamos hacia la derecha (norte) camino de las casas de Els Colejals y el Mas del Sord (1100 m). En el cruce de caminos seguimos el de la izquierda (oeste) y después de unas curvas llegamos al Mas de Gargant (1200 m). Este conjunto de edificios ya se conocía con este nombre en el s. XVIII. Además posee varias inscripciones datadas a finales de ese siglo.
        Al llegar a las casas, continuamos por una vereda que hay a la derecha entre terrazas cultivadas y alambradas. Pronto encontramos la Font de Gargant, con buen caudal junto una balsa.
        Unos metros después, abandonamos este camino y subimos a la terraza de donde mana la fuente para ascender hacia el norte por un sendero de ganado que se adentra en el carrascal. De cuando en cuando vemos grandes y longevos enebros, además de sabinas y pinos laricios.
Enebro
       La senda llega al collado, cerrado por una cancela, desde el que accedemos a la Moleta de Gargant (1358 m) por un sendero con marcas de PR que está a la derecha (este).
        El cerro es una pequeña muela, casi inexpugnable, de forma triangular de entre 130 y 180 metros de lado. Este relieve es fruto de la erosión diferencial. La parte superior son estratos horizontales de dura roca caliza del Cretácico Superior, que se elevan más de 20 m sobre el terreno circundante compuesto por materiales blandos como arenas y arcillas más antiguas, sobre las que se asientan. La caliza desnuda de la superficie de la Moleta ha sido erosionada por el agua y el hielo, creando un extenso lapiaz donde apenas crecen erizones (coixins de monja), tomillo, lavanda y enebros y sabinas enanas. Aquí se encontraron restos de hábitat que indicaban su poblamiento en diferentes épocas, hasta la musulmana medieval.
      Regresamos al collado y enfilamos la carena por un sendero señalizado como SL y PR que sube al Cabeço de Gargant (1430 m), con buenas vistas de Penyagolosa. En lo alto cruzamos una cancela de alambre y llaneamos hasta un pinar, donde dejamos el sendero y nos desviamos por la derecha por una senda de ganado oculta entre los pinos y que supera otro pequeño collado.
Penyagolosa desde la Moleta de Gargant
      Ahora descendemos, encontrando nuevas marcas de SL y PR que nos introducen en un pinar de pinos silvestres y rodenos tapizado de pradera. Transitamos por un viejo azagador, la Carrera d'Entre Termes, del que quedan muros de piedra seca.
        La senda finaliza en un cruce de pistas, nosotros continuamos por la de enfrente hacia el norte en suave ascenso, dejando a la derecha la pista que desciende al Mas de Vela.
      Se mantiene el denso pinar en el que, en ocasiones, surgen acebos y robles rebollos aislados. Llegamos al cruce del Pla de la Creu y giramos a la derecha (este), donde se encuentran tres caminos. La pista de la izquierda lleva a Xodos, en el centro está el GR-33 que también baja a Xodos, por la Senda dels Pelegrins, y a la derecha tenemos la pista que se dirige al Marinet, por la que nos encaminamos nosotros.
      Al salir del pinar, en un collado, finaliza la pista y nos topamos con la muela del Marinet (1466 m.) Se trata de otro cerro utilizado como hábitat fortificado, al menos en época medieval. También se han hallado vestigios del período eneolítíco, del bronce y del hierro.
Faja por los acantilados del Marinet
      Ascendemos al Marinet por un sendero. Después de recorrer brevemente su cima descendemos por la vertiente norte y rodeamos sus acantilados calizos regresando al collado.
     Aquí, cerca de la pista, buscamos unos hitos que nos marcan el inicio de una traza que se adentra en el pinar silvestre. La senda se pierde continuamente entre la vegetación y los derrumbes. Siguiendo los hitos y el track hacia el este, recorremos una faja entre los atractivos acantilados del Marinet.
      Cuando salimos de la faja, iniciamos el prolongado descenso hacia Xodos. Primero por senda clara entre sabinas, carrascas y enebros, y con buenas vistas de la Lloma Bernat, los corredores prelitorales y la Plana de Castelló. Después aparecen los pinos laricios y, tras superar una pequeña loma rocosa,  llegamos al Bassot de Ximo (1273 m).
Balsa cerca del Mas de LLorens
      De nuevo el sendero se pierde a tramos y llegamos al borde del acantilado de Les Coronetes, donde buscamos por la derecha la vieja senda escondida entre los arboles.
      Continuamos bajando, ahora en cortos zigzag, por el espeso bosque de pinos rodenos y laricios. Cuando la pendiente se suaviza llegamos a unas balsas (1120 m) cerca del Mas de Llorens, e inmediatamente tropezamos con una pista que seguimos unos metros hacia el este, abandonándola por un sendero señalizado con marcas blancas y verdes.
      Proseguimos por el antiguo camino a Castillo de Villamalefa, que tiene el firme empedrado en gran parte de su recorrido. Nos rodean bancales abandonados invadidos por pinos rodenos.
      Serpenteando llegamos al lecho del Barranc de Xodos que cruzamos y, a continuación, ascendemos por la ladera opuesta hasta entrar en la población.