viernes, 21 de junio de 2013

Benafigos- L' Ortisella - Mas d' Escrig

Resumen.

Excursión que rodea el Pla de Benafigos, donde podréis contemplar abundante arquitectura en piedra seca. Pasa por la Font de la Solana, la ermita y fuentes de L' Ortisella y el Mas d' Escrig, un buen observatorio del cañón del río Montlleó.

Mas d' Escrig. Al fondo la Penyacalba y el Clingle Verd.
Distancia aproximada: 9,8 km
Desnivel acumulado:  450 m.



Descripción de la excursión.

Iglesia de Benafigos
     Desde la plaza de la iglesia de Benafigos (938 m), junto al viejo olmo, iniciamos la caminata retrocediendo hacia el norte por la calle que da acceso a la población. Pasamos junto a la recoleta ermita al Crist del Calvari, construida en 1740, y el cementerio, que quedan a nuestra izquierda. Nos asomamos al Pla, una depresión endorreica de origen cárstico cuyo fértil suelo está plenamente aprovechado para el cultivo, sobre todo de avellanos y almendros.
         Aquí tomamos una pista cementada que desciende hacia el oeste (izquierda) por una zona descuidada, entre granjas y grandes carrascas. Pronto llegamos a una bifurcación. El camino de la derecha continúa por el Pla, manteniendo la cota, pero nosotros optamos por el de la izquierda que desciende a la Font de la Solana. Seguimos un viejo azagador que cruza el Barranc de la Cormana y asciende por la vertiente opuesta hasta el Coll del Vidre. Lo delatan los muros de piedra seca que flanquean el camino, protegiendo del ganado los cultivos, algunos bien cuidados, de avellanos, cerezos, madroños y viñas.
Font de la Solana
        El camino se torna sendero que serpentea perdiendo altura, hasta llegar a un bancal que atravesamos camino de un mas. Desde las casas continuamos el descenso en zigzag, hasta otro bancal que recorremos hasta la Font de la Solana (823 m). Ésta se haya rodeada de álamos y dispone de dos gamellons para abrevar el ganado y una gran balsa metálica para el control de incendios.
      Tras refrescarnos, subimos por un sendero a espaldas de la fuente, en busca de la pista que nos devolverá al Pla. Al tomar la pista, ésta realiza una brusca curva a la izquierda (norte). En la cota 900 m alcanzamos el Mas del Pla, un conjunto de edificios en el borde del llano, donde contemplamos la ladera aterrazada del Barranc de la Cormana. En esta parte del Pla de Benafigos podemos observar ejemplos de construcciones en piedra seca como casetas, bancales, cercados y balsas, entre los cultivos de avellanos y almendros.
       Seguimos la pista hacia el noroeste, caminando a tramos por azagadores. Tras pasar una balsa llegamos al Mas de Barbereta, donde abandonamos la pista cementada para subir junto a las casas por una pista de tierra. Cuando ésta gira a la derecha, también la dejamos por un sendero que remonta la loma en zigzag, enmarcado en los muros de piedra de un azagador.
En la loma, llaneamos unos 200 m por el azagador , renunciando a él por una senda que desciende por la izquierda en dirección a la CV-169. Pasamos junto a otra balsa para el ganado y llegamos al Mas de la Porrona (960 m).
Mas del Pla
        Ahora cruzamos la carretera CV-169 y continuamos por una pista de tierra que se adentra en la cuenca del Barranc de Vives, entre carrascas, enebros y sabinas. Cuando se difumina la pista, tenemos un mas a la izquierda. Buscamos la era por encima de sus casas, y cerca de un abellar (grupo de colmenas) superamos un muro de piedra que delimita el antiguo Azagador de las Egües. Junto al mas vemos un espigado enebro de varios metros de altura.
         Continuamos ahora hacia el nordeste, siguiendo este muro de piedra por una senda casi perdida, que atraviesa la espesa garriga y finaliza 1 km después en el Barranc de les Egües. Después de unos metros de camino inexistente, alcanzamos una pista de tierra que recorre parte del barranco, descendiendo hacia el sur (derecha). Al poco encontramos un horno de cal a la izquierda del camino, casi oculto por las carrascas. El barranco se abre y surgen los bancales de piedra seca, algunos yermos y otros cultivados con almendros. Nos cruzamos con la pista que viene del río Montlleó y la seguimos hacia el oeste (derecha) y enseguida vemos una gran balsa contra incendios.
Mas de Vives y enebro
         En breve llegamos a la Ermita de L' Ortisella (820 m). El conjunto arquitectónico se encuentra en una umbría poblada de chopos, pinos y olmos. Tiene tres fuentes, la de Dalt, la de Baix y la de Darrere, que alimentan el barranco del mismo nombre y permiten regar una pequeña huerta. Además dispone de una área recreativa con mesas y asadores.
La capilla se levantó a mediados del s. XVI para venerar una imagen de la Virgen que encontró un labrador en este lugar. Junto a ella está la hospedería para peregrinos y la casa del ermitaño. La romería desde Benafigos se realiza cada 8 se septiembre.
       Desde la ermita, descendemos por un camino que pasa cerca de unas mesas de piedra y está señalizado con marcas blancas y verdes. El sendero, a tramos empedrado, se dirige hacia el Este, pasando unos metros por encima del Molí de Marcelí, del s. XVI, y el único molino harinero de Benafigos. Nos rodea la densa vegetación de umbría. Junto a la Font d' Escrig se encuentra una pequeña balsa y los restos de otra mayor, que sería utilizada por la huerta y el molino que están poco más abajo. A partir de aquí, la senda se convierte en pista que asciende al Mas d' Escrig (770 m).
Ermita de L' Ortisella
          Estratégicamente situado sobre una loma, este conjunto de casas, son un balcón privilegiado para observar el profundo cañón del río Montlleó. Destacan al norte los acantilados de Penyacalba y el Cingle Verd, en los que pueden observarse las buitreras donde anidan los buitres leonados.
        Continuamos ahora hacia el sur, por una pista cementada que pronto abandonamos por un sendero que surge a la izquierda y remonta la fuerte pendiente. Cuando ha ganado altura se suaviza y llega a la pista asfaltada que procede de la Ermita de L' Ortisella. La seguimos un trecho hasta llegar a la CV-169, donde se encuentra una hornacina y un modesto monumento a la Mare de Deu de L' Ortisella, patrona de Benafigos.
Font d' Escrig
         Sin pisar la carretera, tomamos una pista de tierra que va hacia el Este (izquierda) y transcurre por un amplio azagador. Llegamos a una zona recreativa con asadores y mesas, cuando nos acercamos al borde del Morral de la Buitrera (920 m), en el que podemos dedicar unos minutos a contemplar los meandros del río Montlleó y en el horizonte, la Serra d'Espaneguera, el mar, el Pla d'Atzeneta, ....
        Proseguimos por la loma hacia el Sur, junto al muro de piedra que protege los cercados poblados por carrascas. Tras bajar por un sendero, nos encontramos con la pista de la Pedrenyera que viene de Benafigos, cuyas casas ya vemos al Oeste, y al Sur la extensa Plana de Castelló. Cruzamos la carretera CV-169 a la altura del Pou del Pla, donde tomamos un sendero que asciende a la carretera que da acceso a la población, y por ella regresamos a la plaza de Iglesia.