martes, 3 de julio de 2012

Puertomingalvo - El Villar Alto

Resumen.

          La excursión recorre la sierra meridional de Puertomingalvo llegando al valle del Carbo y el Villar Alto, ya en Villahermosa del Río. Desde aquí obtendremos una buena visión del macizo de Penyagolosa. Además pasaremos por cuatro fuentes y diversas masías, varias de ellas aún productivas.
La Torrica y Puertomingalvo
Distancia aproximada: 14,5 km
Desnivel acumulado en subida y en bajada: 750 m.

Enlace al track de la excursión


Descripción del recorrido.

El Puerto
          Partimos de El Puerto por el desaparecido Portal de Onda, antiguo acceso sur de la villa. Buscamos la baliza que marca el camino de Sant Joan de Penyagolosa, actualmente señalizado como PRTE-31, el cual seguiremos durante un trecho.
          Al dejar el pueblo, descendemos al Barranquico Gil por un camino empedrado bien conservado. Cuando alcanzamos el lecho del torrente, pasamos junto a La Venta, donde antaño se hospedaban los transeúntes y sus caballerías. Cerca de aquí, una chopera ayuda a depurar las aguas residuales del pueblo. Pronto llegamos a la Fuente del Dornajo, con varios bacios metálicos para abrevar el ganado, donde aún se mantiene un primitivo tronco vaciado que da nombre al manantial.
Masico Miravete
          Aquí abandonamos el PRTE-31 y nos encaramamos hacia la Torrica por un sendero que se encuentra encima de la fuente. También conocida como Torre Espín, es una construcción de sillería de origen medieval, hoy en ruinas. Progresamos por un camino empedrado entre muros de piedra, sobre la Loma Montañés, donde se hallaron los restos de una necrópolis romana del s. I-III dC. Tras pasar una caseta nos desviamos a la derecha (sur) por una vereda que, al estar ocupada por la vegetación, bordearemos por el campo contiguo evitando perjudicarlo. Al finalizar la vereda encontramos un camino ancho que tomaremos a la izquierda (este), siguiendo de nuevo un muro de piedra seca. La loma representa un paisaje agrario de montaña, con una red de campos cerrados por muros de piedra seca, que protegen los cultivos del viento y del ganado, y casetas de piedra asociadas a su actividad agrícola.
          La vereda finaliza en la pista que nos lleva al collado del Masico Miravete, del que existen referencias desde principios del s.XVIII. A ambas vertientes del collado los bancales, ahora improductivos, se acomodan a la pendiente. Desde las casas del mas, descendemos sin camino claro junto a un muro de piedra, hasta que hallamos una senda de ganado que bordea por el sur el barranco de la Calera. En estos prados suelen pastar algunas vacas, cuyas huellas nos conducen a la Fuen Roya, situada en el mismo cauce seco del barranco, y que dispone de dos pequeños manantiales, bien surtidos de abrevaderos.
Fuen Roya
          Dejamos la fuente y continuamos remontando por el barranco sin camino definido. Entre los pinos silvestres de la umbría, buscamos ascender a la pista que une El Puerto con Sant Joan de Penyagolosa. Después de caminar unos metros por la pista, la abandonamos en la primera curva donde se halla un collado, buen balcón sobre el valle del río Linares. Aquí rastreamos, por detrás de una gran zanja, la senda de acceso al Mas de Cabedo o Cabero. Tras una breve subida llegamos a las casas, que se mantienen habitadas. Los perros anuncian nuestra presencia mientras las atravesamos cerca de un robusto olmo. Después avanzamos junto a un cercado que limita los bancales cultivados. Al finalizar los campos, giramos a la derecha (SE) por una vereda que se adentra en un bosquete de pinos silvestre. Al salir del pinar circulamos sobre los límites administrativos entre El Puerto (Aragón) y Villahermosa del Río (Comunidad Valenciana). La senda de ganado nos lleva al punto más alto de nuestro recorrido (1540 m.), ya en tierras valencianas, un inmejorable balcón sobre el macizo de Penyagolosa y los valles del Carbo y del Linares o Villahermosa. Fácilmente podemos distinguir en primer término a Villahermosa con sus casas blancas, o al fondo la Serra d' Espadà, entre una sucesión se cordeles montañosos.
Mas de Cabedo
          La senda ahora se desliza por el umbrío pinar, sobre areniscas rojas, hasta que llega a un collado justo donde se encuentra de nuevo con la pista de Sant Joan. Desde el collado, descendemos por la vertiente del Carbo, por un sendero que surge a la izquierda (este). Se trata del camino mulero utilizado por los masoveros del Carbo para comunicarse con El Puerto. Al principio el desmonte es suave hasta sobrepasar el Plano Lasia (1400 m.), a partir del cual el camino serpentea por la fuerte pendiente de la Solana del Carbo. A menudo caminamos bajo el dosel del bosque mediterráneo en el que, según descendemos, encontramos pinos silvestres, laricios y rodenos para finalizar en un denso carrascal.
Cerca del Villar Alto
          Al llegar a la cota de los 1155 m. aparecen sobre algunas rocas unas exageradas marcas azules y poco después un cruce con otro sendero. Por la izquierda (este) se desciende a los mases del Carbo, y por la derecha (oeste) se accede, en suave ascenso, al Villar Alto, donde nos dirigimos. El camino, a tramos empedrado, nos lleva primero a la Loma Plana, desde donde ya divisamos las casas del Villar. Al final la senda se convierte en pista y, antes de llegar al caserío, se une a otra pista que viene por la derecha (norte) entre campos cultivados, es la que tomaremos para continuar nuestra excursión, dejando atrás el Villar Alto.
          Junto al camino vemos una tubería negra que transporta el agua de la Fuente de la Canaleta hasta el Villar, por lo que la acompañaremos hasta el manantial, primero por la pista y después por una senda que poco a poco se asoma a los escarpes del barranco del Agua, que tiene su origen precisamente en el Mas de Cabero.
Barranco del Agua
          La Fuente de la Canaleta se delata por los grandes bidones azules que almacenan el agua para el Villar. Podemos acercarnos hasta el manantial, pero luego regresaremos sobre nuestros pasos para continuar por el sendero, ahora muy poco transitado y por lo tanto invadido por la vegetación en algún tramo. Tras atravesar el lecho del barranco, trepamos brevemente por una cárcava, y encontramos una pista reciente que tomamos por la derecha (oeste). Ésta nos conduce sin dificultad a El Hostalejo, de nuevo en tierras aragonesas. Debajo de las casas, junto al camino, se encuentra la fuente del mismo nombre y varias carrascas longevas. Esta casa de hospedaje, ahora parcialmente en ruinas, se halla en el antiguo camino que unía Villahermosa del Río y El Puerto.

El Hostalejo
          Ascendemos por la pista atravesando el caserío y una vez sobrepasado tomamos una senda a la izquierda (noroeste) que está balizada como Camino de Puertomingalvo. Sin dejar de ascender entre bancales yermos, la senda se encuentra con una pista que recorremos durante unos 300m, bajo la mirada de Los Tormos, nombre que reciben en Aragón estos elevados peñascos redondeados y separados de los estratos rocosos. En una curva pronunciada dejamos la pista y proseguimos por el sendero que asciende al Collao del Cerro, acceso natural meridional de Puertomingalvo. En la inmediaciones del collado, el camino está empedrado, recordando las antiguas calzadas romanas. Aunque desconocemos el origen de este camino, sabemos que a menos de 1 km., en el Montañés, existió una necrópolis de esa época.
          Una vez en el Collao del Cerro, cruzamos la pista de Sant Joan y nos deslizamos por otra que se dirige a El Puerto, pasando de nuevo por el Barranquico Gil y las casas de La Venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario